Alba & José

Si hubiese que elegir una capital del mundo, sin duda elegiría Nueva York. Convertida en un mito por el cine, la televisión y la literatura, es una ciudad que todos tenemos la sensación de conocer antes de llegar. Sin duda es tierra de sueños y soñadores, si algo no ocurre en Nueva York probablemente sea porque no existe. La ciudad que padece de insomnio, que nunca duerme, con su tráfico característico y sus taxis amarillos, allí todo sucede a una velocidad superior a la media de otras ciudades. Porque si algo destaca Nueva York es la prisa, basta con bajar al metro y echar un vistazo para tener constancia de ello.

 

Alba y José son los gerentes de Madox, por eso nadie mejor que ellos para conocer los entresijos de la gran manzana y los sitios curiosos a los que se pueden ir. Con ellos recorrimos las calles de Nueva York en una sesión de fotografía postboda. Nueva York es una ciudad extraordinaria para la fotografía. La gente, los edificios, las luces… en cualquier esquina tienes una buena excusa para sacar la cámara.

 

A pesar de que hacía un poco de frío (somos de sangre sureña), pasamos un día súper divertido recorriendo Manhattan. Empezamos en el Rockefeller Center, subiendo al Top of the Rock y quedándonos petrificados mitad por las vistas, mitad por la temperatura que hacía ahí arriba a esa hora de la mañana. Desde allí fuimos hasta Central Park, donde el otoño dejaba en el suelo innumerables tonos desde el amarillo más tibio hasta los colores más oscuros. Central Park es el típico sitio donde te puedes encontrar a la gente haciendo de todo, desde pasear al perro hasta rodar la escena una película, y la verdad es que eso mola bastante. De Central Park corrimos hasta Grand Central, la estación más famosa del mundo donde hicimos fotos entre el gentío. Como el atardecer estaba cerca, decidimos comer en Brooklyn, la zona más mágica de la ciudad para ver esconderse al Sol. Cuando empezaron a encenderse las conocidas luces que forman el skyline de Nueva York, pusimos rumbo a Time Square, donde acabamos la sesión entre anuncios gigantes y luces de neón.

 

Si algo vuela en Nueva York es el tiempo, y un día entero pasa como si fuese un sólo segundo. Esta es la sensación que tuvimos al hacer la sesión con Alba y José. Aquí os dejamos algunas de las fotografías que hicimos con ellos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies